QUIENES SOMOS

Cada día que pasa nuestra empresa se preocupa del más mínimo detalle para atender a nuestros clientes.

Historia

El Hotel Río Calle-Calle es la conclusión de una larga historia en Valdivia como empresa de hospedaje. En el año 1966, la fundadora Sra. Hilda Fuentes Maldonado, partió como Hogar Universitario, después, en 1970, transformó la empresa en Residencial Hilda Fuentes y en 1980 la convirtió en Residencial Calle-Calle.
Cuando fallece la Sra. Hilda Fuentes Maldonado, el 26 de Noviembre del 2000, se hizo cargo de la empresa su único hijo Don Santiago Carrillo Fuentes. En su gestión se producen sucesivos y determinantes cambios que consolidan y expanden esta industria turística. De Residencial Río Calle-Calle el 2001, pasó a Hostal Río Calle-Calle el 2011. Y a partir de Enero del 2013, opera como el prestigioso y noble Hotel Río Calle-Calle.
Uno de los interesantes atractivos del Hotel es que funciona en una Casona centenaria típica de la arquitectura patrimonial valdiviana en madera.
Los huéspedes nacionales y extranjeros han convertido al Hotel Río Calle-Calle en su preferido, por la excelencia de sus servicios turísticos y la experiencia inolvidable de sentir gratamente la historia de Valdivia en sus antiguas y cómodas dependencias.  

Visión

Potenciar  nuestro hotel en entregar un servicio de excelencia, siendo un pilar fundamental nuestro capital humano renovando las experiencias y haciendo sentir como en casa a nuestros huéspedes. Logrando así con ello el  bienestar de todos los que participan en ella. 

Misión

Satisfacer todas las necesidades y expectativas de nuestros huéspedes. Ofreciendo un buen alojamiento, un buen comedor y una grata atención brindada por nuestro capital humano dando un servicio personalizado para lograr su fidelidad con nuestra empresa. Y con ello convertirnos en la empresa líder del rubro siendo pioneros en ofrecer "Mayor calidad a menor costo" en la región de los ríos.

Valores

Auténticos: ir con la verdad por delante.
Empatía con el huésped: superar todas sus expectativas.
Actitud de servicio: estar siempre dispuesto.
Compromiso: vivir con una misión.
Entusiasmo: disfrutar lo que hacemos.
Respeto: la base de nuestras relaciones inyectándonos tolerancia junto a la diversidad.